Como un suicida bailando en las cornisas, como las puntas de acero que rascan los cielos, como una bomba dentro de una carriola…  U2 nos da Vértigo.

En una época oscura e inestable y justo antes de caernos en el abismo de la incertidumbre global aparece la mano salvadora de la banda.  “Equilibrio” debería llamarse la rola pero no, hay algo más en este primer sencillo. Hace un par de semanas leí que U2 había perdido un Demo, incluyendo esta canción, durante una sesión de fotografía. Tal vez de ahí su naturaleza ácida y rabiosa: se trata del hijo raptado que regresa a casa cubierto de cicatrices.

Sólo una banda como U2 puede en tres minutos y once segundos (3/11) llevarte de lo clásico a lo nuevo, del presente a lo siguiente, del dolor al placer. ¿Esta canción será un homenaje a los caídos en Atocha? ¿O simplemente un homenaje a The Clash? Eso es lo maravilloso del grupo, cada quien lo adapta a su realidad.

A mi me suena que lo mejor está aún por venir…

Larry: ¡Tic, tic, tic, tic!
Bono: Unos, dos, tres catorce…

Agárrate del presente, del aquí, a través del cual todo el futuro se remonta al pasado.

James Joyce